• Lunes, 9 de enero de 2017
  • Edición impresa

El resurgir de una moda: la gorra

Este complemento de la indumentaria moderna ha vuelto a los escenarios. En Mendoza contamos con una marca joven que las diseña: Zelva.

Victoria Navicelli - Especial para Estilo

Diseños originales, juveniles y con mucha personalidad, es lo que nos ofrece Zelva en Mendoza. Esta es una marca de gorras five-panel (tipo de gorra de cinco paneles); que nació con la idea de un proyecto innovador en la provincia. 

Son gorras realizadas íntegramente de forma manual, desde la elección de cada tela, hasta el corte y la confección. Y, ¿adivina qué? Es un producto totalmente hecho en casa, es nuestro; abriéndose paso en un mercado poco explotado actualmente. 

 

 

Zelva, centrada -solamente- en el diseño de gorras, es un proyecto aún muy joven en nuestra región. Nació a comienzos de 2016 y de a poco ha ido creciendo, sobre todo en los últimos meses del año, “cada experiencia vivida ha sido de ayuda para superarnos, como marca y como personas”, comparten los cerebros detrás de esta iniciativa: Tomás Romero (21) y Florencia Garabedian (24). 

Muy de moda en los años ‘80 y ‘90, las gorras pasaron a ser historia entrado el tercer milenio, pero nunca perdieron el toque auténtico de quien la porta. 

 

 

Es un complemento capaz de amoldarse a cada situación y a cada personalidad. Por esa básica característica ha vuelto a resurgir en nuestros días. Y ya no solo está presente en los placards de mujeres, sino que ha trascendido espacios y, es accesorio casi indispensable para hombres, niños y adultos. 

Si antes la gorra era sinónimo de protección para los días de calor, hoy dio un paso más para instalarse entre las opciones que marcan estilo, autenticidad y personalidad. “La idea es crear productos para todo el público desde niños hasta adultos”, comparte Florencia.

Además, este proyecto tiene la ambición de lograr de que cada cliente  “se sienta único y especial al usar una de nuestras gorras. Es por eso que las hacemos con dedicación y esforzándonos hasta en el más mínimo detalle”, agrega.

 

 

Los motores del proyecto

Se trata de dos jóvenes mendocinos, Tomás y Florencia, ambos estudiantes de diseño industrial. 

Ambos dedican tiempo para reforzar sus aprendizajes y animarse a experiencias nuevas, como Zelva, marca a la cual están dando vida. 

Como todo proyecto auto-gestionado que recién se inicia, representa todo un desafío en la vida de Florencia y Tomás, pues el trabajo de hacer gorras es arduo y muy laborioso, pero “así también es como lo disfrutamos”, dicen los chicos. 

Y si de competencia hablamos, la elaboración de estos emprendedores se carea con las grandes fábricas que elaboran el mismo producto, pero seriado. 

Es que la particularidad de Zelva es que cada diseño tiene una raíz casi artesanal. “Nosotros trabajamos con una máquina familiar por lo que nuestra producción es, en la mayoría de las veces, de modelos limitados”, añaden los diseñadores. 

Zelva es la primera marca con estas características en la provincia. Diseña gorras de manera 100% manual, desde que cortan la tela hasta que la presentan. También diseñan gorritos pilusos, pero con la estética de las gorras de cinco paneles.

 

 

Los diseños varían desde estampados llamativos a lisos. Gorras con estilo, look casual y urbano, que se están convirtiendo en tendencia en las calles mendocinas. 

Con respecto al mundo del diseño en Mendoza, los creadores de Zelva opinan que “está en auge y nos parece valorable que se haga difusión de los emprendimientos locales, para que los mendocinos conozcamos en profundidad el potencial que tienen estas marcas”. 

“No hemos parado un segundo, yo aprendí a coser desde cero. Cada día que pasa ganamos un poquito más de experiencia”, comenta Tomás. 

Ahora, Florencia y Tomás, tienen un gran reto por delante: lograr la penetración en el competitivo mercado de la indumentaria. Para eso Zelva proyecta en un futuro próximo expandirse más sobre el territorio, llegando a otras provincias del país. La estrategia que han elegido es no sólo apoyarse en las redes sociales (en especial en Facebook) sino también en la confianza de los que ya han probado el producto.