• Domingo, 16 de julio de 2017
  • Edición impresa

El Hyundai i30 N llegará al país en el 2018

Se trata del primer compacto deportivo de la marca coreana.

Eduardo Luis Ayassa - eayassa@losandes.com.ar

Si se pudiera sintetizar en pocas líneas cómo es el i30 N de Hyundai, habría que decir que es el primer modelo de alto rendimiento concebido bajo la línea N. 

Y en pocas líneas se podría resumir también que N ha nacido en Namyang y ha sido perfeccionado en Nürburgring. La ‘N’ simboliza la esencia del desarrollo de automóviles de alto rendimiento de Hyundai Motor. 

Posee un motor 2.0 T-GDI turbo de 4 cilindros que entrega hasta 275 CV y 353 Nm de par. 

Características de alto rendimiento: diferencial electrónico de deslizamiento limitado, suspensión controlada electrónicamente, Rev Matching (ajuste de revoluciones), Launch Control (control de par), neumáticos de altas prestaciones, temporizador de vueltas y cinco modos diferentes de conducción.

Sólo falta agregarle que el i30 N llegará a nuestro país el año próximo.

Esta novedad fue presentada esta semana en Alemania, y es el primer integrante de su nueva división de autos deportivos: N. Se trata del i30N, un hot-hatch del Segmento C (compacto).

 


En detalle

El i30 N ha sido desarrollado sobre la base de tres pilares que marcan el lema “Fun to drive” (Divertido de Conducir): rendimiento en curvas, capacidad en circuito y deportivo para el día a día. 

En lugar de centrarse en simples números, Hyundai preferió enfatizar el placer de conducción y el impacto emocional midiéndolos en latidos por minuto (BPM), en lugar de hacerlo simplemente con las tradicionales revoluciones por minuto (RPM).

Así es que cuando el conductor pisa el acelerador y cambia de marcha, la función Rev Matching (ajuste de revoluciones) asegurará que no se pierda nada de potencia, mientras que la función overboost incrementará el par un 8% y la aceleración entre un 6-7%. Las sensaciones aumentan por el sonido emocional del coche, que emana del tubo de escape, con doble silenciador y del sistema de válvula de escape variable.

La revelación de este deportivo coreano se realizó en Alemania porque Hyundai se encargó de resaltar que el i30 N fue desarrollado en el circuito de Nürburgring. Allí, la marca tiene un centro de investigación y pruebas de autos de altas prestaciones.

También trascendió que la división N contará en un futuro cercano con más modelos en su gama, incluyendo a las SUVs.

El agarre máximo del i30 N está garantizado por los neumáticos de altas prestaciones Hyundai N, de 18 pulgadas o 19 pulgadas. La dirección asistida por un motor eléctrico en la cremallera, es muy directa; y ofrece una alta precisión. El chasis rebajado es rígido y, en combinación con la suspensión controlada electrónicamente (ECS), reduce el balanceo y aumenta la velocidad en las curvas. Esto permite al conductor ajustar los amortiguadores para los desplazamientos diarios.

El i30 N está diseñado aerodinámicamente para reducir su altura al piso, con el objeto de mantener el chasis firme en la carretera cuando se requiera la máxima tracción. El diferencial electrónico de deslizamiento limitado (E-LSD) mejora el agarre y proporciona la máxima potencia. 

El control electrónico de estabilidad (ESC) se puede desconectar por completo a fin de conseguir la máxima libertad. Y para ofrecer al conductor y al pasajero sujeción y confort, los asientos deportivos N, desarrollados en exclusiva para este modelo, brindan una estabilidad máxima y un gran agarre lateral en todas las situaciones de conducción.

 

 

De Namyang a Nürburgring

El i 30N nació en Namyang: lugar inaugurado en 1995 en Hwaseong, Corea del Sur. Este territorio es el corazón de la red mundial de I+D de Hyundai.

Este año la pista de Nürburgring (de 20,8 kilómetros trazado con 73 cuevas) cumple 90 años y, en este emblemático escenario, fue donde Juan Manuel Fangio obtuvo su última victoria; aquella que se indica como su mejor carrera (1957). Y allí es también donde Hyundai Motor Europe, tiene su propio centro de pruebas, con una superficie de 3.600 m2.

Ese espacio comprende centros de diseño e ingeniería, zonas de pruebas de conducción, rendimiento y potencia, un túnel de viento aéreo-acústico y un centro de I+D especialmente enfocado en el medio ambiente. 

Sobre este trazado es que se probó el i30 N, donde llegó a recorrer entre 420 y 480 veces su perímetro. Sobre este pavimento lleno de historia cada uno de los coches que toman parte en las pruebas recorre el circuito completo de Nürburgring esta cantidad de veces; tanto en condiciones de piso seco como de mojado, simulando hasta 180.000 km de conducción extrema -el equivalente al ciclo de vida de un vehículo normal-. Pero en un período de entre sólo cuatro y seis semanas.

 

Ficha

Tipo: Cuatro cilindros 2.0 T-GDI, 16 válvulas, DOHC
Cilindrada 1.998 cc
Potencia 250 CV (275 CV) a 6.000 rpm
Par 353 Nm entre 1.450 y 4.000 rpm
Transmisión Manual de seis velocidades
Suspensión delantera            McPherson
Suspensión trasera Multi-Link
Dirección Cremallera asistida
Freno delantero Disco 17" (18")
Freno trasero Disco 16" (17")
Neumáticos 225/40 R18 (235/35 R19)
Longitud 4.335 mm
Anchura 1.795 mm
Altura 1.451 mm (1.447 mm)
Baúl 395 litros
Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h 6,4 segundos (6,1 segundos)