• Lunes, 17 de julio de 2017
  • Edición impresa

El Gobierno apura control de las tragamonedas y se ahorra 300 millones de pesos

El Ejecutivo cerró el conflicto con la empresa que había ganado la licitación del control on line de las apuestas en las máquinas de los casinos. Sólo pagará 26 de los 327 millones de pesos que la empresa reclamaba.

Daniel Peralta - dperalta@losandes.com.ar

El Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJC) cerró su conflicto con la empresa Sielcon SRL, ganadora de la licitación por el control on line de apuestas en las tragamonedas de todos los casinos de Mendoza. 

La pelea había arrancado prácticamente al asumir el nuevo gobierno provincial, cuando las autoridades nombradas por Alfredo Cornejo al frente del Instituto se encontraron con que debían pagar unos 327 millones de pesos en 10 años de contrato.

En la semana que pasó, trascendió que la presidenta del IPJC, Josefina Canale, firmó con el titular de Sielcon SRL, Daniel Galimberti, un convenio por el que la provincia pagará sólo algo más de 26 millones de pesos; de paso el Instituto ejecutará garantías por 2 millones de pesos y se ahorra el pago de facturas por 5,8 millones de pesos, presentadas por la empresa al momento de asumir la actual gestión, por las tareas llevadas adelante desde el momento de la adjudicación de las tareas.

 

 

Un logro destacable

Canale y la directora Mercedes Rus se mostraron hace días exultantes por el logro, y mostraban el convenio como una victoria y un ahorro.

Los 26 millones de pesos se pagarán en concepto del equipamiento que Sielcon ya había instalado al momento de asumir la nueva conducción, más la reingeniería del software de control (adaptaciones del programa para las necesidades del Instituto) y la titularidad a perpetuidad.

Además, el pago incluye la capacitación del personal para manejar ese software: la idea del Instituto es avanzar en desarrollo de un sistema de control propio, sobre la base de los servidores y bienes informáticos y no informáticos, operado por personal del Instituto.

El control on line de las apuestas de todas las tragamonedas de Mendoza no es un tema menor. Tiene que ver con la recaudación del Estado por las cargas fiscales aplicadas al juego. Pero más aún, también implica ajustar las cuentas respecto del canon que pagan los concesionarios de las salas del Estado provincial.

Hay mucha plata en juego. La licitación arrancó en 2014 y se adjudicó en 2015 a Sielcon SRL. En octubre de ese año, dos meses antes de que asumiera Alfredo Cornejo, empezó la tarea de instalar los servidores.

El 16 de diciembre de 2015, Canale y Rus fueron nombradas por Cornejo. Por esos días empezaban a llegar las facturas. En total fueron 6 facturas mensuales que sumaban 5,8 millones de pesos. Ahí empezaron las tensiones con la empresa.

Después de un largo conflicto de más de un año, con capítulos judiciales incluidos, el Instituto y Sielcon llegaron a un entendimiento que todavía deberá pasar el visto bueno de Asesoría de Gobierno, Fiscalía de Estado y la homologación judicial para quedar firme.

Lo primero que destacan Canale y Rus es que la empresa “se allanó a la rescisión del contrato”, esto significa que no habrán reclamos posteriores y que las dos causas judiciales en la justicia civil y los dos reclamos administrativos que circulan por distintos despachos oficiales, quedan concluidos.

En la negociación, los bienes informáticos instalados por Sielcon quedaron cotizados en 10 millones de pesos; los bienes no informáticos en 1 millón de pesos; la licencia del software, las adaptaciones y las actualizaciones cuestan otros 10 millones de pesos; la capacitación y el soporte técnico, 5 millones de pesos.

La forma de pago se estableció en 18 millones de pesos a pagarse en 3 cuotas a 30, 60 y 90 días. El resto, se abonará en 36 cuotas mensuales de 220.000 pesos mensuales.

De esta manera, el IPJC empieza a desarrollar su propio sistema de control on line de las apuestas de las tragamonedas de toda la provincia. En los próximos seis meses deberían estar concluidas las adaptaciones del software.

El proyecto del IPJC consiste en tomar datos de la recaudación de las tragamonedas del mismo sistema de control que existe en cada una de las salas privadas. 

En el caso de las salas oficiales, ese sistema propio ya está cableado y en cada sala hay servidores instalados. 

Con este sistema se podría hacer el control simultáneo y en tiempo real de todas las máquinas en todos los casinos de la provincia.

Entre las adaptaciones de software se incluye el acceso directo de la AFIP y del Tribunal de Cuentas a los datos de recaudación.