• Domingo, 19 de marzo de 2017
  • Edición impresa

El Etna sigue activo pero un aeropuerto de Sicilia reabrió

El famoso volcán lanzó hace días piedras, lava y ceniza. Hubo 10 heridos. Por ahora, en las pistas de Catania se puede operar.

AFP y AP

El aeropuerto siciliano de Catania reanudó operaciones ayer, al disiparse una espesa nube de ceniza volcánica del vecino monte Etna que había impedido los aterrizajes y partidas. El aeropuerto dijo que los vuelos se reanudarían por la tarde con algunas demoras. Desde el cierre el viernes, los vuelos eran desviados a Palermo y Comiso.

Días atrás, la lava recalentada arrojada por el monte Etna provocó una explosión al entrar en contacto con la nieve en la ladera. El volcán es muy activo y sus erupciones suelen verse a gran distancia. 

El jueves, al menos 10 personas, incluyendo turistas y científicos, resultaron heridos luego de que una explosión en el monte Etna, en Sicilia, lanzara rocas volcánicas y vapor al aire, de acuerdo con testigos y reportes noticiosos.

Los turistas, que habían ido al Etna a observar el espectáculo del volcán activo en erupción, fueron tomados por sorpresa cuando un flujo de lava llegó hasta la nieve, causando una explosión que arrojó piedras y otros materiales sobre ellos.

Las autoridades dicen que unos 35 turistas estaban en el volcán al momento de la explosión, alrededor del mediodía, y que los guías que los acompañaban les ayudaron a protegerse.

El presidente de la sucursal del Club Italiano Alpine, en Catania, Umberto Marino, estaba subiendo al volcán en una camioneta para nieve cuando personas heridas comenzaron a correr en su dirección.

“El material arrojado al aire regresó a tierra, cayéndole en la cabeza y el cuerpo a las personas que estaban más cerca”, dijo Marino al sitio web Catania Today. 

Cuatro personas, incluyendo tres turistas alemanes, fueron hospitalizadas, principalmente por heridas en la cabeza. Ninguna de las lesiones fue descrita como grave.

Uno de los que estuvo cerca del lugar al momento de la explosión fue un científico del instituto de vulcanología de Italia, Boris Behncke, quien dijo en su página de Facebook que había sufrido un moretón en la cabeza. 

La periodista de ciencia de la BBC, Rebecca Morelle, estaba en el Etna y describió su experiencia. “Descender a toda prisa de una montaña en la que llueven piedras, burlando rocas calientes y vapor hirviendo - no es una experiencia que quiero repetir”, tuiteó.

Los trabajadores de la BBC estaban sobresaltados, pero físicamente bien, tras haber quedado con cortes, moretones y quemaduras, agregó.

Morelle dijo que la explosión fue “un recordatorio de lo peligroso e impredecible que son los volcanes”.

El monte Etna ha estado activo durante los dos últimos días, creando un espectáculo visual al lanzar lava y cenizas al aire.