• Martes, 12 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

El ABC de las hormonas... ¿cómo influyen en el cuerpo?

Son sustancias segregadas por células especializadas, que influyen en el organismo de manera vital. Enterate de algunas de sus funciones.

DPA

“Son las hormonas”. ¿Qué embarazada no escuchó esa frase alguna vez? Sin embargo, las hormonas no sólo inciden en el cuerpo de las embarazadas, sino en todas las personas. Sin hormonas no funciona nada. Aquí, un breve panorama:

Analgésicos naturales: las endorfinas

Cuando las personas se lastiman el cuerpo pone en funcionamiento un mecanismo bastante genial. Liberan un analgésico: las endorfinas.

Y no son un calmante suave cualquiera de los que se consiguen en las farmacias: se trata de opiáceos que produce el propio cuerpo. Sin embargo, el organismo las administra para que, en caso de emergencia, las personas reaccionen ante el dolor.

¡Corre! La adrenalina

La adrenalina es la responsable de movilizar fuerzas adicionales para que las personas puedan huir. Esta sustancia mensajera se produce en la glándula suprarrenal y pasa desde allí al torrente sanguíneo.

Activa receptores en todo el cuerpo que estrechan los pequeños conductos sanguíneos para que aumente la presión. Eso es lo especial de las hormonas: se pueden producir en un lugar pero tener efecto en otro lado.

El cóctel de la felicidad: serotonina, dopamina y noradrenalina

La serotonina, la dopamina y la noradrenalina son hormonas y neurotransmisores responsables de transmitir la activación de una célula nerviosa a otra. La serotonina hace que las personas se sientan animadas de día, por eso se la llama “hormona de la felicidad”.

Junto a la dopamina y la noradrenalina, les coloca a los enamorados lo que se llama “los lentes rosados del amor” con los que ven todo color de rosa... metafóricamente, claro.

Más que sexo: estrógenos y testosterona

Debido a estas dos hormonas sexuales, las mujeres se ven como mujeres y los hombres como hombres. Además, influyen en la libido y en la capacidad reproductiva. Pero no es todo: el estrógeno también influye en la formación de los huesos. A partir de la menopausia, el cuerpo va produciendo cada vez menos estrógeno, por lo que las mujeres suelen perder densidad ósea.

La testosterona, en cambio, tiene una incidencia en la sensación de éxito. Si gana tu  equipo favorito de fútbol, por ejemplo, aumenta el nivel de testosterona.

Energía en la dosis justa: la hormona tiroidea

En las células de la tiroides se producen hormonas como la T3 y la tiroxina, que son algunas de las sustancias mensajeras que operan en el cuerpo. Participan en la regulación del sistema cardiovascular, fomentan el metabolismo y se ocupan de que el cuerpo tenga siempre energía suficiente, aunque no demasiada.

Fuerza para el día: cortisol

El cortisol se produce en la glándula suprarrenal y es una hormona estresante, como la adrenalina. Sólo se activa cuando las personas sienten estrés. Sin cortisol en el flujo sanguíneo, las personas no podrían vivir. No podrían ni levantarse por las mañanas.

El cortisol también incide en los vasos sanguíneos y en el metabolismo y mantiene el nivel de sodio en sangre.

El almacén del cuerpo: la insulina

La insulina le permite al cuerpo almacenar energía. Si una persona sana comió hidratos de carbono, el páncreas produce insulina. Esta abre las paredes celulares para que al azúcar llegue a las células y pueda ser almacenado allí. Esto hace que el azúcar baje en sangre, un mecanismo vital para la vida.

La hormona de la pareja: oxitocina

Mientras que a los enamorados se activan una mezcla de serotonina, noradrenalina y dopamina que les hace perder la cabeza, la oxitocina se activa cuando un affaire se convierte en una relación amorosa.

También influye en cuán bien se relaciona una persona con otras, más allá de la pareja. La oxitocina incluso es importante en la relación entre los padres y sus hijos.

 

 

La hormona del crecimiento: somatotropina

La somatotropina es responsable del crecimiento de los niños. En los adultos, se encarga de la distribución de la grasa en el cuerpo. Por eso, si se quiere tener un cuerpo atlético, es importante impulsar la producción de esta hormona. Una forma de hacerlo es durmiendo lo suficiente.