• Domingo, 18 de junio de 2017
  • Edición impresa

Darío Lopilato: “No reniego de ‘Casados con hijos’”

Esta semana se estrenó “Sólo se vive una vez”, una comedia protagonizada por Peter Lanzani y que cuenta con un elenco estelar; incluido Gérard Depardieu, Santiago Segura y Eugenia Suárez. En esta charla, Lopilato remarca cómo “Casados con hijo” le cambió la carrera. También se refiere al estado de salud de su sobrino Noah y a su buen recuerdo de “las mendocinas”.

Leo González - Especial para Estilo, desde Buenos Aires

Leo (Lanzani) es un estafador que se dedica a chantajear a hombres poderosos que le son infieles a sus esposas. ¿Cómo? Lo hace con la ayuda de una prostituta llamada Flavia (Suárez). Cuando algo sale mal, el personaje se ve perseguido por toda Buenos Aires por una banda de malhechores liderada por Duges (Depardieu), que tiene a unos sanguinarios secuaces llamados López (Segura) y Harken (Silva). Leo no tiene mejor idea que hacerse pasar por judío para esconderse dentro de la comunidad mientras piensa cómo resolver este tremendo problema. Allí se encontrará con Yosi (Lopilato).

-¿Pensás que el éxito de Casados con Hijos (2005-2006) y sus posteriores repeticiones te jugó en contra en tu carrera? ¿Sentís que te encasillaron por haber sido Coqui?

-Siendo sincero, estoy en este filme después de haber pasado por un casting. Con ese digo todo. Con “Bajo Terapia”, la obra de teatro con la que estuvimos durante tres años dirigida por Daniel Veronese, también tuve que hacer una audición de prueba. No reniego de todo eso, traté de hacer cosas distintas, como por ejemplo “El Capo” (2007) en Telefé. Tampoco podés ir en contra de eso, lo que a la gente le encanta y le gusta ver. Pero a la hora de elegir un trabajo en cine, teatro o televisión, trato de buscar otras cosas. Como fue la miniserie de “Nafta Súper” el año pasado. Eso me voló la cabeza.

-¿Esa búsqueda la aplicaste a este filme?

-Acá traté de buscar hacer otra cosa desde lo que sucedía, desde lo que le pasaba al personaje. Traté no de no buscar el camino fácil, ya que la situación me ganaba y me llevaba al todo. A buscar que, si venía la comedia, que lo haga sin que sea forzado y sin darse cuenta. No a todos nos causan gracia las mismas cosas, entonces esas pequeñeces mías que hacen reír a la gente siempre que me dan la oportunidad las hago.

-Supongo que la gente te lo hace saber en la calle.

-Hoy en día me sigue pasando. Por ejemplo, una experiencia que tuve muy profunda me sucedió una vez en la que estaba comiendo con mi familia. Viene una señora mayor y me dice: “Nene, discúlpame que te moleste. Te quería decir que es increíble cómo me hacés reír”. Yo estaba con el tenedor en la boca y, aunque nunca me vas a encontrar de mal humor y te voy a contestar, era medio incómodo que pase justo eso cuando estaba comiendo. Le agradecí y me dijo: “No, esperá, quiero decirte que mi esposo está pasando un momento muy delicado de salud. Y, cuando te vemos en la tele, es la única hora del día en donde nos olvidamos de nuestros problemas.” Ahí realmente tomás conciencia de lo que le generás a algunas personas, y no podés pelearte con eso. Si mi trabajo le hace bien a alguien, para mí es increíble.

¿Cómo vivías el hacer “Casado con Hijos”?

-En su momento, mientras grababa el programa, no lo veía. No tenía la “mirada” del televidente. Cuando veo ahora las repeticiones, lo hago con el ojo del público. Cuando lo hacíamos, era un proceso de construcción. Coqui se fue armando con toda la familia: Pepe, Moni, Paola, Dardo, María Elena. Era el día a día. Se trataba de una comedia de situación exacta todo el tiempo. Seguíamos ciertos lineamientos para que salga todo preciso. Después de que pasó el tiempo, ahí comencé a disfrutarla. Te plantás y decís: “Mirá lo que hice. Qué bueno, loco”. Es más, te diría que si hoy en día nos volvieran a juntar a todos para volver a hacer el programa creo que ninguno tendría ningún problema en volver a hacerlo. Sea en cine, teatro o de nuevo en televisión.

-¿Pudiste ver la película?

-Sí, la vi recién hace unos días. Estuve de viaje unos días, y después con que terminaba una obra, comenzaba a ensayar la otra, así que tardé. Cuando finalmente la vi, no me reconocía. Lo mismo me pasó con “Nafta Súper”, y me he cruzado con gente que me lo ha dicho también.

-¿Eso te dio otra mirada sobre tu trabajo? El decir: “Mirá, puedo hacer esto también”.

-Me encanta. Siempre me gustó poder hacer de todo, y creo que un actor debe hacerlo. Lo más difícil es hacer reír. ¿Hay prejuicios? Sí, totalmente, pero hoy agradezco tanto a la productora de este filme, como a mi representante que en su momento me insistió que vaya a hacer el casting, haberme dado la oportunidad de hacer esto.

-Hicieron muchas de escenas de acción en “Sólo se Vive una Vez”.

-Sí, fue muy lindo. Peter Lanzani es increíble. Hay una parte en donde su personaje se tira de un edificio y lo hizo él. ¡Se tiró él! Yo no lo hago ni loco. La verdad es que se animó a todo y estaba muy predispuesto. Hay explosiones tremendas también, aunque hay que aclarar que estábamos muy cuidados. El director tiene mucha experiencia en esa materia.

-Te gustó toda la parte de acción entonces.

-Muchísimo, además creo que debería haber más películas de esta clase. Tenemos una maquinaria, tanto artística como técnica, que puede hacer de todo. Acá tenemos la posibilidad de poder generar una industria fuerte de cine que haga este género, y de todo tipo también. Me parece que se perdió un poquito en el cine y la televisión este tipo de obras y habría que retomarlas, ¿no?

-Pasado ya el tiempo, ¿cómo se encuentra Noah, tu sobrino?

-Por respeto a mi hermana y su familia me escondí bastante, y lo sigo haciendo. Lo único que voy a decir del tema es que todo está en manos de Dios. La prensa me respetó muchísimo durante todo este tiempo y agradezco mucho eso. Busqué el silencio y estar 100% a full con la familia. Nada más que eso.

-¿Conocés Mendoza?

Sí, por supuesto. Conozco Las Leñas que me parece uno de los lugares más hermosos que tiene nuestro país. La gente de Mendoza me parece increíble.

Una vez tuve la oportunidad de salir con una señorita de allá, muy linda, muy hermosa. Tuve con ella una relación que duró un tiempo. Estoy enamorado de las mendocinas.

-¿Tenés algún proyecto?

-Estoy ensayando una obra de teatro llamada Entretelones, con Fabián Gianola, Georgina Barbarossa, Ana Acosta, Chichilo Viale, Omar Calicchio, Sabrina Artaza, entre otros. Una comedia increíble con la que debutamos el 5 de julio en el Teatro Liceo. Por ahora sólo eso.