Domingo, 28 de mayo de 2017
  • Viernes, 19 de mayo de 2017
  • Edición impresa

Darío Alaniz: “Tengo problemas hasta para armar el banco”

El técnico de Gimnasia aseguró que el gran nivel de todos los jugadores del plantel le hace difícil su tarea. Contó cómo cambió el esquema horas antes del partido y ya plantea el encuentro del lunes contra Unión de Sunchales.

Gonzalo Tapia - Enviado especial a Santiago del Estero

"Teníamos la obligación de llevarnos los tres puntos después de como se había dado el partido de Agropecuario. Seguimos dependiendo de nosotros y eso nos pone felices. Fue un gran triunfo en una cancha difícil y con un equipo complicado", arrancó contando el Lechuga Alaniz tras su triunfo en Santiago del Estero. Había pasado una tarde de nerviosismo para los hombres del Lobo que salieron a la cancha que sólo servía ganar para seguir en carrera.

-Cómo fue la tarde después del partido en Sunchales?

-Fue un día largo. Demasiado largo. Le dije a los muchachos que sólo teníamos hacer lo que veníamos a hacer, llevarnos los tres puntos. Sabíamos que teníamos que meter gente en la mitad de la cancha y salir de contragolpe porque necesitábamos plantear un partido físico. Salió bien y eso que tuvimos que cambiar el esquema, porque nos plantamos con un 4-4-2 que hemos usado poco.

Veníamos jugando con 4-3-1-2 con Sergio Oga. Tuvimos que hablar con él y lo aceptó de la mejor manera, igual que Patricio Cucchi que tuvo que quedarse en el banco y ni siquiera pudo entrar. Tengo un grupo de hombres que están siempre predispuesto y enfocados en el ascenso.

-Este grupo se nota que tiene hambre de gloria.

-Sí. Y me lo demuestran no tan solo en los partidos. Lo demuestran en los entrenamientos y cuando uno le da una indicación lo hacen al pie de la letra, eso significa que confían en uno, como nosotros confíamos en ellos. Para mí es halago.

-El primer tiempo fue un monólogo, porque se perdió la pelota en el segundo?

-Ellos metieron a Ramiro Pereyra. Un hombre con experiencia que maneja muy bien la pelota y no le podíamos encontrar la vuelta para cortar ese circuito. Eso hizo que nos retrasáramos. Pero después, pasando ese tiempo lo controlamos mucho mejor.

-Por qué lo ganaron?

-Porque el  plantel tiene una personalidad tremenda y sale a jugar de igual a igual en cualquier campo de juego. La verdad que los jugadores están todos muy parejos. Tengo problemas hasta para armar el banco, porque todos están muy bien y todos quieren estar.

-La parada que viene es complicada

-Sí, para mí Unión de Sunchales es uno de los equipos que mejor juega. Peca un poquito de ir a buscar mucho el campo rival y tiene falencias en lo defensivo. Tendremos que cuidar a los jugadores más desequilibrantes que ellos tienen como López, Rojo y Salvatierra. Esperandolos bien en bloque y después manejar la pelota es la clave para marcar la diferencia.

-¿Qué pasó con Curbelo?

-Venía con una molestia en el aductor que lo veníamos tratando y sentimos que lo necesitábamos más que nunca. Dio hasta donde podía.

-¿Qué jugadores recuperás para el próximo?

-Neri Espinoza y veremos que pasa con Nicolás Inostroza, a quien no queremos apurar, porque siempre necesitamos a los muchachos al cien por cient., el conjunto de Lisboa ya no puede ser atrapado matemáticamente por su rival, al que la faltan dos partidos por disputar.

Claro como siempre, aunque la voz mostraba rastros de haber sido esforzada. Así es el técnico del Lobo que está a dos partidos de meterse en la B Nacional.