Sociedad Jueves, 14 de septiembre de 2017 | Edición impresa

Continúa “toma pacífica” del Ministerio de Ciencia

Investigadores decidieron quedarse por “tiempo indeterminado”, aunque el ministro dice que no dialogará hasta que no cesen con la medida.

Por DyN

Investigadores del Conicet mantendrán la “toma pacífica” del Ministerio de Ciencia y Tecnología por tiempo indeterminado en reclamo de la reincorporación de 500 trabajadores, mientras el ministro Lino Barañao advirtió que avanzará en diálogos sólo si cesa la medida.

Uno de los investigadores dijo que los trabajadores decidieron en asamblea continuar con la ocupación que comenzó el martes, “ante la falta de respuesta de las autoridades” a sus reclamos.

Los trabajadores permanecerán en la entrada del edificio ubicado en Godoy Cruz 2320, en el barrio porteño de Palermo, donde llevan adelante una “toma pacífica” que no impide el acceso normal del resto de los empleados al ministerio.

El conflicto se agudizó el martes tras una reunión entre los trabajadores y representantes del ministerio en la cual, según los investigadores, “no hubo ninguna respuesta” a sus reclamos.

 

 

El becario del Conicet e integrante del grupo Jóvenes Científicos Precarizados, Alan Szalai, dijo que la medida es una respuesta a la falta de cumplimiento “de dos puntos básicos que estaban contemplados en el acuerdo que se firmó en diciembre” de 2016, relacionados con la continuidad laboral de los investigadores.

En ese sentido, cuestionó la actitud del ministro Barañao, al asegurar que “sólo concurrió una sola vez a la mesa de diálogo” y que, incluso, suspendió esas reuniones durante tres meses.

El ministro, por su parte, reprochó que el grupo de personas que toma el edificio lo hizo “violentamente”, “rompiendo la puerta y hay heridos leves”, lo que calificó como un hecho “lamentable que no tiene ningún justificativo”.

Ante esta situación, remarcó que mientras siga la ocupación “no hay diálogo posible” y defendió el acuerdo presentado por el Conicet para que los 500 becarios sean reubicados en universidades de todo el país, ya que “hay un bien social que está por encima de un reclamo individual”.

Al respecto, Barañao dijo en declaraciones a radio Belgrano que “el Conicet tiende a ser más grande que el Conicet de Francia y de Italia, mientras que las universidades tienen sólo un 10% de dedicación exclusiva, pero lo recomendable es que tengan un 50%”, por lo que remarcó que su función “es defender el bien público”.