Policiales Viernes, 19 de mayo de 2017 | Edición impresa

Conducía ebrio y mató: tres años en suspenso

El hecho ocurrió en Luján de Cuyo en 2015 y el condenado, hijo de un bodeguero, hizo todo mal: manejaba borracho y se cruzó de carril matando a una mujer. Antes del juicio, su familia había indemnizado a la víctima.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

El ebrio conductor de una camioneta, quien chocó de frente a un auto y mató a una mujer, fue condenado ayer a tres años de prisión en suspenso. Además, no podrá conducir vehículos por el mismo lapso de tiempo.

El conductor -un estudiante de abogacía, hijo de un bodeguero- indemnizó a los familiares de la víctima, en un acuerdo judicial que se realizó poco después del accidente.   

Ayer, durante un juicio abreviado realizado en la Quinta Cámara del Crimen, el abogado de Esteban Mario Uriona Villavicencio (24) y el fiscal de Cámara, Alejandro Iturbide, fijaron la pena en tres años de prisión en suspenso. En el breve juicio, el joven se declaró culpable y aceptó la pena que incluye tres años de prohibición para conducir.

El sábado 22 de agosto de 2015, a la 7.30, Esteban Mario Uriona Villavicencio a bordo de una camioneta Toyota Hilux que pertenece a la bodega de su padre, conducía por el carril este de la  ruta 15, en Agrelo, Luján de Cuyo, en sentido sur-norte.

Cuando llegó a la calle Lencinas realizó una maniobra prohibida de adelantamiento -se cruzó al carril contrario- lo que provocó que chocara de frente contra el Renault 12 que conducía Honoria Quispe (46), quien se dirigía a trabajar en su auto.

Como consecuencia del siniestro vial, Quispe murió instantáneamente. 
Alcoholizado

Según detalló una fuente policial en el momento del hecho, el conductor de la camioneta, tenía "1,61 gramos (por litro) de alcohol en sangre"; es decir que manejaba alcoholizado ya que el límite permitido de alcohol es de 0,5 gramos por litro de sangre. El joven apenas sufrió algunas heridas leves en la colisión.

El caso fue investigado por la fiscalía de Luján-Maipú y en su momento Uriona Villanueva fue imputado por homicidio culposo.

Ese mismo año, como una forma de recomponer los intereses afectados a los familiares de las víctimas se hicieron responsables del accidente -mucho antes de que saliera el fallo penal- e indemnizaron a los herederos de la mujer con dinero.

 

Otro caso similar en San Rafael 

En otro juicio abreviado, un hombre llamado Hugo Scollo fue encontrado culpable de homicidio culposo y condenado a tres años de prisión en suspenso y cuatro de prohibición para conducir.

El origen de la sentencia se remonta a octubre del año pasado, cuando este hombre en estado de ebriedad, atropelló a Candela Giménez, tras lo cual escapó del lugar, dejando a la joven, de 17 años de edad, gravemente herida y tirada en sobre la avenida Hipólito Yrigoyen, lesiones que aún la obligan a tareas de rehabilitación.

Tras el fallo la familia de la víctima decidió demandar civilmente al Estado Provincial, basado en que Scollo al momento de este accidente tenía una licencia para conducir, cuando en su historial aparecen por lo menos siete multas por manejar en estado de ebriedad, en uno de los casos con 2,5 por ciento de alcohol en sangre (cuando el máximo permitido es de 0,5).