Sup. Economía Domingo, 13 de agosto de 2017 | Edición impresa

Con el celular inteligente y el código QR se podrá pagar de todo

El Banco Central busca que haya menos circulación de efectivo y facilitar y bajar costos de las transacciones.

Por Redacción LA

Si algo faltaba a los teléfonos celulares es que con ellos también se pueda pagar de todo. La herramienta se llama código QR, transformado en la nueva estrella que guía la cruzada que emprendió el Banco Central.

Los QR son códigos de barra legibles por una máquina bidimensional y ya se usan para facilitar los pagos desde el móvil en el punto de venta. Es un paso más en la evolución hacia un futuro en el que no se utilice el dinero en efectivo.

De esta manera, el Central busca que haya menos circulación de billetes, que es costosa, insegura y alienta las operaciones en negro y, a través de la tecnología, generar la inclusión financiera. También, reducir los costos de las transacciones.

De paso, abre el juego a otros protagonistas del negocio de los medios de pagos y lo hace tras desarmar Prisma, la sociedad de 14 bancos que son los dueños de Visa y Banelco, que concentra el grueso de las transacciones. Las de Visa escalan al 58% del monto total. La tarjeta que le sigue, Mastercard, llega al 11%.

La implementación para los pagos con el código QR, al que se accede desde los celulares inteligentes, es muy sencilla. Al escanear el código, el pago va directamente desde la cuenta de la tarjeta del consumidor a la del comerciante y proporciona una notificación en tiempo real a ambas partes.

En Argentina se aplica en estaciones de YPF y de Axion, pero cada una con operadores distintos. En el caso de YPF es a través de Todo Pago que pertenece a Prisma. Axion con Mercado Pago, la controlada de Mercado Libre. Son sistemas cerrados que no operan entre sí. Lo que busca el Banco Central es que el sistema sea interoperable, de manera que el consumidor y el comerciante no necesiten ser clientes del mismo banco ni de la misma tarjeta.

Caso contrario, hay que bajar en el celular para cada pago una aplicación distinta. Vale recordar que los teléfonos inteligentes no tienen memoria infinita y eso entorpece y desalienta el sistema. De allí que busquen la interoperabilidad para proporcionar el acceso a pagos digitales seguros de bajo costo a millones de consumidores y comerciantes.