• Jueves, 12 de enero de 2017
  • Edición impresa

Denuncia y tensión en el gobierno de Macri

En Brasil, un arrepentido vinculó con pagos al titular de Inteligencia.

Redacción LA

La diputada Elisa Carrió, socia del Gobierno del presidente Mauricio Macri, denunció al jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, luego de que se difundiera que habría cobrado 600 mil dólares de parte de un operador de la empresa constructora brasileña Odebrecht, investigada en el escándalo de corrupción Lava Jato.

En tanto, Arribas afirmó que sólo percibió una transferencia por una compraventa de una propiedad en San Pablo y negó “enfáticamente haber recibido” otro dinero; rechazó “vinculación alguna” con Odebrecht y se puso a “entera disposición de la Justicia para efectuar los aportes que pudieran ser necesarios”.

Fuentes judiciales informaron que la denuncia de Carrió fue presentada en la Cámara Federal porteña y por sorteo recayó (con el número 439/2017) en el juzgado 6 del juez federal Rodolfo Canicoba Corral, con la intervención del fiscal Federico Delgado.

La ex presidenta Cristina Fernández reaccionó a través de su cuenta de Twitter por esta noticia: “Arribas. Titular de la AFI, vive en departamento alquilado a @mauriciomacri. Panamá Papers. Odebrecht. La ruta del dinero M sigue y sigue”, escribió.

 

 

Por su parte, la diputada del GEN, Margarita Stolbizer, también mandó un mensaje por esa red social: “Esperando que el Presidente Macri releve de su cargo a Arribas, titular de la AFI y lo obligue a ponerse a disposición de la Justicia”, dijo.

Gustavo Arribas encabeza la central de inteligencia macrista desde diciembre del año pasado, cargo en el que fue designado por decreto y luego respaldado en el Senado.

En su currículum presentado ante la Comisión de Acuerdos del Senado no aparece ningún antecedente que lo vincule con tareas de la ex SIDE ni con la función pública; sólo se señala que es escribano y que ofició de intermediario de la AFA y como un agente de jugadores de fútbol.

Carrió planteó ayer que se averigüe si Arribas perpetró algún delito cuando presuntamente recibió dinero del gigante brasileño de la construcción, Odebrecht, según se publicó en el diario La Nación.

“Vengo a poner en conocimiento del Poder Judicial de la Nación la información periodística que da cuenta de transferencias de dinero al actual titular de la AFI Gustavo Arribas, en 2013, por parte de personas condenadas en su país de origen, Brasil, en el marco de caso conocido como Lava Jato”, señaló en la denuncia.

En ese sentido, Carrió acompañó la denuncia con una copia de la nota periodística, que aseguró que en 2013 Arribas percibió cinco transferencias por casi 600 mil dólares que habría ordenado el operador brasileño Leonardo Meirelles, condenado por el pago de coimas en el caso ‘Lava Jato’.

El diario publicó que el operador financiero y cambiario transfirió cinco pagos que comenzaron un día después de que, en setiembre de 2013, se reactivara el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento a favor de Odebrecht.

Meirelles se acogió luego al régimen de la “delación premiada” y aportó documentación sobre miles de transferencias que hizo para Odebrecht y otras empresas brasileñas.

Entre ellas, según la nota, precisó que transfirió un total de U$S 594.518 mediante cinco giros a una cuenta en Suiza de Arribas entre el 25 y 27 de setiembre de 2013, desde una cuenta bancaria en Hong Kong que el operador brasileño controlaba a través de la empresa RFY Import & Export Limited, que la Justicia de su país ya calificó como “empresa de fachada”, destinada al pago de coimas, lavado de activos y evasión.

El diario destacó que el momento en que se habría concretado ese pago es particular porque fue cuando se dio impulso al proyecto para el soterramiento del Sarmiento (a cargo del consorcio de empresas integrado por Odebrecht, la argentina Iecsa -de Ángelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri-, la española Comsa y la italiana Ghella).

Arribas informó que percibió una transferencia por U$S 70.495 que adjudicó a la venta de un inmueble en San Pablo y negó haber recibido las cuatro transferencias restantes, así como desmintió una vinculación con el Lava Jato.

 

El presidente Macri descarta suspenderlo

El presidente Mauricio Macri pareció quedar conforme con la reacción de su amigo y jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas.

Desde temprano se había anticipado en la Rosada que Arribas difundiría un comunicado de prensa en el que: se puso a “entera disposición” de la Justicia; negó “absolutamente tener vinculación alguna” con Odebrecht y con cualquiera de los involucrados en el Lava Jato.

Para la Rosada, será ahora el juez federal Rodolfo Canicoba Corral quien decidirá acerca del futuro de Arribas. No habrá, por tanto, medida política alguna de parte de Macri hasta tanto se aclare la situación.

Una fuente presidencial descartó la posibilidad de que el jefe de Estado adopte con Arribas una decisión similar a la que tomó con el ex titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, suspendido en su cargo hasta tanto se aclaró judicialmente la denuncia en su contra por presunto encubrimiento de contrabando. La aliada gubernamental Graciela Ocaña fue ayer quien pidió una sanción política igual.

“Los casos no son iguales”, dijo la fuente a este diario. Gómez Centurión fue denunciado por ese presunto delito mientras estaba en funciones, en tanto que el supuesto ilícito del que se acusa a Arribas ocurrió cuando éste no estaba a cargo de la AFI, en 2013.