• Martes, 14 de marzo de 2017
  • Edición impresa

Caminar para estar bien

Dietas y más dietas. ¿Y si probamos con caminar? La actividad asidua de la caminata permite no solo bajar de peso sino que mantiene el cuerpo físico y emocional en forma y activos. Tecnológicamente, existen aplicaciones que colaboran en la realización de ejercicios.

Victoria Navicelli - Especial para Estilo

Estar en forma es una carrera maratónica de varias personas. Muchos son los que buscan mantener un buen estado físico y, por qué no, una salud más vigorosa.

Dietas sanas, control de las calorías que se consumen, rutinas diarias dentro y fuera del gimnasio, entrenador personal, suplementos dietarios, ¡uf! Interminable la lista de acciones que completan  la lista del mundo de los ejercicios. Pero, hay uno que es infalible: la tradicional caminata. La recomiendan profesionales de la salud (médicos, psicólogos, nutricionistas) hasta especializados en el campo deportivo (profesores de educación física y personal trainer).

Sea un mito o una verdad, la actividad física no solo nos mantiene en forma sino que colabora al buen desarrollo mental y emocional de quien lo practica de manera asidua. Ahora, ¿qué tan efectiva es la rutina de caminar? Increíblemente, es una de las actividades más completas “acelera el ritmo cardíaco lo que genera que la sangre circule más rápido oxigenando el cuerpo.

Además, aunque sean pequeños movimientos, la rutina de caminar contribuye a adelgazar y también a evitar lesiones que sí pueden ocasionar otro tipo de ejercicios (los denominados de alto impacto)”, comenta Javier Darte, profesor de Educación Física. 

Frente  esta alternativa saludable hay una estadística interesante, “desde hace más de cincuenta años que se trabaja la idea de que, al caminar 10.000 pasos al día transforma a alguien en una persona activa”, añade Darte. Cabe considerar que esa cantidad de pasos solo lo ubica en la posición de “moderadamente activa”, ya que, sostener este número de pasos diarios es difícil de lograr, “más cuando tenemos que contarlos cual ovejas para dormir”, agrega de manera risueña. 

Lo bueno de la era tecnológica es el advenimiento de aparatos y aplicaciones que permiten llevar el control de los ejercicios que un deportista (o amateur) realiza, “hay dispositivos que permite almacenar aplicaciones que tienen uso exclusivo para el mundo deportivo: miden la presión arterial, la cantidad de palpitaciones por minuto, el recorrido realizado, cantidad de pasos dados… hasta permiten detectar si el cuerpo se está deshidratando”, dice Alejandro Farías, ingeniero tecnológico. 

Lo cierto es que dar 10.000 pasos al día permite quemar alrededor de 3.000 calorías “y muchos profesionales –de la salud sobre todo- dicen que esta es la cantidad de pasos que una persona debería hacer”, agrega Darte. Y, como conocedor del campo, sugiere “tener cuidado con las aplicaciones que propician este tipo de actividad, ya que, siempre antes de comenzar una rutina de ejercicios es imprescindible consultar con un  médico y realizar el chequeo correspondiente”, amplía. 

Mantener un buen estado de salud también se relaciona con saber cuidarlo: una simple rutina puede transformarse en el peor de los enemigos si no se realiza de la manera correcta.

“Para algunos, caminar 10.000 pasos por día será solo una práctica; pero, para otros puede significar un desafío y si no manejan la actividad física como algo progresivo, puede ocasionar daño al intentar –falsamente- llegar a ese número”, analiza Gabriela González -personal trainer- en referencia a las nuevas aplicaciones que ponen en juego esta actividad. 

Ante esto, “no cabe duda que  existen dispositivos que llevan un registro de la actividad física que una persona hace durante la jornada y permiten determinar qué tan activo es. Pero, la dificultad se presenta cuando las personas toman  los métodos de entrenamiento que proponen como algo acabado”, dice Farías. Esto se debe a la falta de evidencia científica que algunas aplicaciones presentan  a la hora de recomendar rutina de entrenamiento físico.

“Dar en la tecla” con alguna de esas app tiene que ver con saber observar en el mercado aquellas que han sido evaluadas y autorizadas por organismos especializados y oficiales relacionados con el ámbito de la salud.

“No podemos hacer ni recomendar actividades que ponen en juego la salud de las personas basándonos en una aplicación, porque si lo hacemos nosotros, qué podemos esperar de las personas que no tienen en su campo profesional la salud y actividad física”, reflexiona González. 

Pero, todo esto no quita que caminar hace bien y que es sumamente recomendable: 10.000 pasos equivale a unos ocho kilómetros y, si bien, no es un objetivo imposible de lograr, lo cierto es que para llegar a ello es importante realizarlo de manera gradual: “comenzar de a poco, con caminatas que comiencen siendo de 20 a 30 minutos diarios para ir aumentando el tiempo de ejercicios hasta llegar a la hora”, completó González.

 No cabe duda que, ante cualquier actividad  física lo que prima es la voluntad: “el tener ganas de salir y se constante en el ejercicio”, aclara Darte, quien agrega que “para que el organismo reconozca el trabajo muscular y el fortalecimiento  del cuerpo, es que debe realizarse diariamente”. Si bien las app, nos pueden brindar “ideas” para la rutina, tenemos que considerar el calentamiento físico antes y después del ejercicio, además  de respetar el cuerpo: cada uno a su ritmo y con naturalidad. 

Y no olvidar el valor de mantener una rutina, esto contribuye a quemar grasas, ayuda a fortificar el sistema cardiovascular, quema calorías, aumenta la resistencia a los esfuerzos, colabora en mantenernos más tiempo despiertos y, sobre todo, combate depresión, estrés, insomnio y demás aspectos psicológicos. Una acción recomendable que, con app o sin app, garantiza una mejora en la salud física y psicológica.