Vecinos Jueves, 14 de septiembre de 2017 | Edición impresa

Allanaron casa en Rioja y Alberdi, en la Cuarta Sección

La comuna la había clausurado en varias oportunidades. Intervino la policía, por pedido de la Justicia. Investigan si funciona como residencia clandestina. En el sitio viven menores.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Aunque para quienes viven y trabajan en la zona, la llegada de preventores y policías a la casa de la esquina noreste de Rioja y Alberdi no es una novedad, ayer se sorprendieron al ver que había un mayor número de uniformados.

También observaron cómo se llevaban a varias personas detenidas. El inmueble funciona como una residencial pero no tiene habilitación municipal y la gente del entorno ha visto numerosos delitos cometidos por algunos de sus ocupantes. 

Una vecina, que prefirió no identificarse, manifestó que, a diferencia de ocasiones anteriores, en las que han acudido sobre todo preventores de Capital y algunos policías, ayer por la mañana había más uniformados y unos hasta tenían el rostro cubierto. Sin embargo, planteó que no entendía bien por qué, al mediodía, había todavía gente en el interior del inmueble. 

 

 

“Es la quinta o sexta vez que hacen todo un operativo y ponen los carteles de clausurado”, planteó la mujer, quien se mostró preocupada sobre todo por los niños que viven en ese lugar. Esto, ya que al pasar por la vereda ha escuchado fuertes discusiones y el olor que sale de adentro es una mezcla de falta de limpieza y drogas, a cualquier hora del día. “Los nenes están en el medio de esto. Ojalá puedan hacer algo”, manifestó.

Un hombre, que hasta hace poco vivía en las inmediaciones, comentó que uno de los motivos para mudarse fue la inseguridad. En más de una ocasión, señaló, los habitantes de la casa le pidieron dinero y vivió situaciones complicadas cuando quería ingresar su auto a la cochera, ya que se quedaban observándolo, “con cara de locos”. 

Otro hombre, que trabaja en uno de los negocios del entorno, comentó que han presenciado más de un robo cometido por personas que se dan una vuelta e ingresan a la edificación de dos plantas. Desde delincuentes que asaltan -incluso con armas de fuego- a quienes se detienen con el vehículo en la esquina por el semáforo, hasta arrebatos de mochilas o camperas a quienes vienen por la vereda. 

 

 

A los que viven o trabajan alrededor, indicó, en general no les roban porque los reconocen, pero señaló que nunca se sabe qué puede pasar porque a veces se nota que están drogados. Pero también contó que tuvo que dejar de ir con el auto a su lugar de trabajo porque se lo abrieron tres veces y que va a una parada de colectivo en calle San Martín para evitar la que está sobre Rioja, porque más de una vez lo han seguido. 

La secretaria de Gobierno de Capital, Natacha Eisenchlas, explicó que el allanamiento fue realizado por la policía luego de que fuera ordenado por la Justicia. Pero la comuna, añadió, está trabajando en el tema desde hace un tiempo. Es que han recibido numerosas denuncias de los vecinos por venta de droga y prostitución, e incluso prostitución de menores.  

Detalló que el inmueble tiene un movimiento extraño para tratarse de una vivienda, por lo que intervino la Dirección de Comercio y descubrió que funciona como una residencial pero no tiene habilitación municipal. En cinco ocasiones han llegado inspectores y colocado la faja de clausura por este motivo, que simplemente rompen los ocupantes para volver a ingresar. 

Como esta rotura de la faja constituye un delito penal, la comuna acudió a la unidad fiscal para realizar la denuncia; también en reiteradas ocasiones. Así se llegó a la intervención de la policía ayer, pero no se pudo hacer un desalojo total porque hay menores viviendo en el lugar. Por la tarde aún había policías en la esquina y gente en el interior.  

 

 

Ocho detenidos

Desde el Ministerio de Seguridad informaron que personal de la División de Robos y Hurtos -que depende de la Dirección de Investigaciones- aprehendió ayer a 8 sujetos. La medida, señalaron, se origina por la usurpación del inmueble ubicado en calle Rioja esquina Alberdi, luego de que el dueño del lugar sufriera agravios e incluso amenazas con armas de fuego por parte de los ocupas.

Los uniformados detuvieron a Matías P. (23), Cristian M. (22), Adrián S. (23), Pablo O. (25), Gustavo L. (18), Héctor G. (36), Franco P. (23) y Maximiliano B. (28). De tres de ellos, la Justicia había solicitado su captura y fueron trasladados a la Comisaria Cuarta, donde funciona la Oficina Fiscal N°13; mientras que el resto fue llevado a la Comisaria Primera, de Ciudad, en averiguación de sus antecedentes. Uno de los imputados es hijo de un policía en actividad.

En la casa, uno de los ocupantes reclamaba a los uniformados que él paga alquiler. El dueño ha manifestado que el inmueble está usurpado y se está investigando si efectivamente es así.