Mundo Domingo, 18 de junio de 2017 | Edición impresa

Ahora acusan a Temer de liderar un grupo “criminal”

El magnate arrepentido Batista dice que el presidente no paraba de pedirle dinero.

Por AFP

El presidente brasileño, Michel Temer, es “el jefe de la organización criminal más peligrosa del país”, denunció el magnate de la industria agro-alimentaria Joesley Batista en una extensa entrevista publicada ayer en el semanario Época.

Dueño del gigante de la industria frigorífica JBS, el empresario de 44 años desencadenó un sismo político a mediados de mayo al poner a disposición de la justicia una grabación sonora en la cual Temer parece dar su acuerdo para pagar por el silencio de un ex diputado, hoy preso.

Esas revelaciones llevaron a la Suprema Corte a autorizar la apertura de una investigación contra el presidente por corrupción pasiva y obstrucción a la justicia. 

“Quienes no están presos están hoy en el palacio presidencial de Planalto. Esa pandilla es muy peligrosa. Nunca tuve el valor para enfrentarlos”, afirmó Batista al semanario, en su primera entrevista desde que llegó a un acuerdo con la justicia a cambio de una reducción de pena.

 

 

Involucrado en varios puntos de la operación “Lava Jato”, la gigantesca investigación que reveló el mega escándalo de corrupción que sacude a Brasil, Batista aceptó colaborar con las autoridades a medida que las indagatorias comenzaban a cerrar sus redes sobre sus negocios.

En sus explosivas confesiones reveló que se pagaron decenas de millones de dólares en sobornos para alimentar las cajas negras de partidos políticos de todos los colores, incluyendo al PMDB (centro derecha) de Temer.

“Desde que conocí a Temer, comenzó a pedirme dinero para financiar sus campañas. No tiene muchas ceremonias para tratar sobre ese asunto” del dinero, señaló Batista.

El contenido de esta entrevista fue calificado de “sarta de mentiras” en un comunicado de la Presidencia, que asegura que Temer denunciará a Batista ante la justicia mañana lunes. “Joesley Batista es el notorio delincuente que ha obtenido el mayor éxito de la historia de Brasil”, acusa el comunicado. “Durante la entrevista dice que el presidente siempre le pedía algo. Pero el presidente jamás tuvo ese comportamiento de mendigo. Al contrario, era él quien intentaba resolver sus problemas con el gobierno.