Mundo Miércoles, 13 de septiembre de 2017 | Edición impresa

A 25 años del atentado más mortal en el Perú

El 12 de setiembre de 1992, un coche bomba dejó 25 muertos en Lima. En estos días juzgan al líder del grupo.

Por Agencias

Un tribunal peruano que procesa al líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y a su cúpula, por un atentado mortal en Lima en 1992, suspendió la audiencia que había programado para ayer debido a la ausencia de los acusados, informó un juez del caso.

La cita judicial coincidía con la fecha en que Guzmán y algunos dirigentes de esta organización fueron capturados por la policía hace 25 años, un 12 de setiembre de 1992 por la Policía. Su detención constituyó el inicio del fin de una guerra interna iniciada en 1980.

 

Los más sanguinarios

Doce años antes, Sendero Luminoso, el grupo al que la ONU calificó como “el más sanguinario del hemisferio occidental”, había quemado material electoral en un pueblo del departamento de Ayacucho, en los Andes, en lo que se considera el inicio de 20 años de infierno para el Perú. 

“Ante la ausencia de los acusados se suspendió la audiencia para la próxima semana y se pedirá un informe al Instituto Nacional Penitenciario (INPE) de los motivos por el cual no fueron trasladados”, dijo el presidente de la Sala Penal Nacional, René Martínez.

Guzmán y la cúpula de Sendero Luminoso deben responder por el atentado con un coche bomba en Lima, que dejó 25 muertos. 

“No sé los motivos por los que no fue trasladado, es un problema de logística, esperamos una explicación del INPE”, dijo a la prensa Alfredo Crespo, defensor de Guzmán.

Entre los procesados se encuentran la pareja de Guzmán y número dos de la organización, Elena Iparraguirre, además de Osmán Morote, Óscar Ramírez Durand, Florentino Cerrón, Florindo Flores, entre otros.

En el caso de Florindo Flores, denominado “camarada Artemio”, su abogado Mauro Apaico, informó que su defendido se “declaró en huelga de hambre porque se instalaron cámaras de videos en sus servicios higiénicos”, según informó a Canal N. La sala pidió un informe a las autoridades penitenciarias.

En junio, en una de las audiencias iniciales por este caso, Guzmán rechazó su intervención en el atentado de la calle Tarata, y luego se acogió al derecho de guardar silencio.

Sendero Luminoso desató una guerra interna en el Perú que dejó unos 70.000 muertos entre 1980 y 2000, tras desatarse una represión militar, según un informe de la Comisión de la Verdad. Varios de sus miembros, que ya cumplieron condena, han salido en libertad. 

 

Liberan a una ex bailarina guerrillera

Criada en el seno de una familia adinerada de Perú, Maritza Garrido Lecca se destacó por sus dotes como bailarina clásica. Pero no fue su destreza artística la que la catapultó a la fama sino su pertenencia al grupo terrorista Sendero Luminoso y el encubrimiento de su líder, Abimael Guzmán, por el que cumplió una condena a 25 años de prisión.

 

 

Garrido Lecca, de 52 años, abandonó el lunes un penal ubicado en una colina desértica del norte de Lima en medio de numerosas cámaras de televisión. Sin hacer declaraciones subió a una camioneta que la llevó a un hotel ubicado 300 km al norte de la capital peruana. 

La mujer no es la primera sentenciada por terrorismo en Perú ni la de mayor rango en el esquema del grupo criminal que aterrorizó al país entre 1980 y 2000; pero su belleza física, su origen oligárquico y su falta de arrepentimiento desataron el interés de los peruanos. 

Tras ser capturada Garrido Lecca fue presentada junto a Guzmán. Ella en un traje a rayas y él, detrás, dentro de una jaula que era vigilada por decenas de agentes armados con ametralladoras y un helicóptero que sobrevolaba el lugar. 

La mujer nunca se arrepintió de los crímenes cometidos por Sendero Luminoso y sostuvo que los integrantes del grupo terrorista eran estigmatizados. AFP