Muy Tecno Sábado, 11 de marzo de 2017 | Edición impresa

¿Qué fue de Napster, Winamp, Second Life y compañía?

Parecían ser los dueños de internet, y poco a poco fueron perdiendo espacio. ¿Qué falló?

Por DPA

Estaban instalados en todas las computadoras o eran algunas de las páginas de inicio favoritas de los navegadores, pero ahora han desaparecido por completo o su presencia es insignificante. ¿Qué fue de aquellos servicios y programas clave de los inicios de Internet?  

 

Second Life: "Fue una idea revolucionaria, una red social en un mundo virtual", recuerda el experto Martin Lutter. Los usuarios se movían con avatares en 3D por mundos virtuales, en una propuesta de la empresa estadounidense Linden Lab que estuvo online hasta 2003.

Después de un comienzo impresionante, el entusiasmo fue decayendo. "Probablemente la idea llegó demasiado pronto, la tecnología necesaria, como el ancho de banda y los gráficos, no estaban lo suficientemente desarrollados para que Second Life fuese atractiva a largo plazo para muchas personas", según Lutter. La red sigue funcionando, pero se desconoce el número de usuarios. 

 

Netscape: Antes del auge de Firefox, Chrome y los demás, la estrella para navegar por Internet fue Netscape. "A mediados de los años 90 tenía un 80 por ciento del mercado", señala el historiador Daniel Crueger, que investiga en historia digital y su herencia cultural.

"Pero en 1995 comenzó la primera guerra de los browsers con la introducción del Internet Explorer de Microsoft, para el que la empresa movilizó enormes recursos financieros y personales, así como el poder de mercado de su sistema Windows", explica. 

Netscape no pudo ganar esta guerra desigual. "En 2003 su cuota de mercado había bajado a menos del cuatro por ciento, y el Internet Explorer había llegado al 95 por ciento. Tras ser comprado por AOL, Netscape dejó de funcionar en 2007.

 

Realplayer: El reproductor Realplayer y el formato del mismo nombre estaba disponible para todos los sistemas y proporcionó dos grandes ventajas a mediados de los 90: "permitía una elevada compresión de datos, algo importante en los inicios de Internet con el escaso ancho de banda, y era mejor en reproducción de video y audio que sus competidores de entonces Quicktime y MPEG", explica Stephan Dörner, de la revista digital "t3n".

Pero al final el formato flash lo desplazó al "instalarse casi como estándar exclusivo para todos los formatos multimedia en la web, inclusive el video. El Realplayer aún existe, en una variante actualizada.

 

Altavista: El buscador comenzó a funcionar en 1995 online y fue líder durante años. "Configuraba sus resultados a partir de los metadatos de las webs, es decir sobre la base de los títulos de las páginas o las palabras clave facilitadas por el autor", señala Lutter, de la asociación tecnológica Bitkom.

Pero en 1998 llegó Google y lo hizo "mejor", al analizar el texto completo de cada página. Fue el principio del fin de Altavista, hasta que su último dueño, Yahoo, lo desactivó en 2013.

 

ICQ: El programa de chat comenzó a funcionar en 1996 y llegó a tener 470 millones de usuarios en todo el mundo que aún hoy recordarán el característico sonido de los mensajes entrantes. Pero ICQ se perdió la revolución de los smartphones y no llegó al celular hasta 2010. La competencia de las redes sociales también le jugó en contra.

Pero ICQ es un ejemplo de que "en la web puede haber diversas culturas paralelas que se diferencian geográficamente o por idioma", señala Crueger. Porque ha desaparecido de muchos países, pero en Rusia tiene aún un enorme éxito.

 

Napster: En 1999 este programa estableció el MP3 como formato de audio e hizo que millones de personas compartieran archivos de música sin importar la cuestión de los derechos.

"Napster se convirtió en la comunidad web de más rápido crecimiento con la oferta de archivos de música gratuitos a demanda", recuerda Crueger. Poco antes de su fin en febrero de 2001 el servicio tenía más de 80 millones de usuarios en todo el mundo. "Pero Napster le costaba millones a la industria discográfica, que lo enfrentó en los tribunales" con éxito.

Tras declararse insolvente la marca fue vendida varias veces y hoy funciona como un servicio se streaming de pago.

 

Winamp: Este reproductor de música y video gratuito y que no ocupaba espacio se estableció casi como norma tras su lanzamiento en 1997. AOL quiso sacar ventaja del éxito y lo compró en 1999, pero las nuevas versiones, cada vez más sobrecargadas, generaron muchas críticas y finalmente el éxodo masivo de usuarios.

"Winamp fue sustituido básicamente por dos softwares: iTunes y VLC-Player", afirma Stephan Dörner. Originalmente iba a dejar de funcionar en 2013, pero al final fue vendido una vez más, aunque no ha vuelto a salir una versión nueva.