Estilo Sábado, 9 de septiembre de 2017 | Edición impresa

¡Prepará tu piel!: tips para el cambio estacional

Tomar medidas preventivas para que brilles en esta primavera-verano, se hace muy necesario y puede marcar la diferencia en la salud de tu cutis y cuerpo. Algunas sugerencias para tener en cuenta.

Por Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

¡Llegó septiembre nomás! y con él la necesidad de hacer un balance respecto a las condiciones en las que tenemos la piel del rostro y el cuerpo.

Pensemos que durante el otoño-invierno se viven situaciones de inclemencias de tiempo (frío, viento, nieve) y la exposición al aire caliente (de calefactores hogareños y en autos) con la consiguiente  resequedad y falta de brillo, si aludimos sólo a la cara.

Si hablamos sobre todo de determinadas partes del cuerpo como piernas y pies, la apariencia seca y agrietada (por el uso de medias y pantalones) también nos pasa factura.

Lo ideal para poder transitar la transición definitiva hacia la primavera, y llegar espléndidas al verano es contar con un kit de prevención y cuidado de la piel.

Tomá nota de algunas sugerencias.

 

Cremas exfoliantes 

Puede ser a través de productos dermatológicamente testeados, que se aplican masajeando el rostro limpio, y que contienen como “piedritas” que arrastran piel muerta e impurezas. También pueden aplicarse métodos caseros a través de productos naturales con acción para eliminar la capa de células muertas, con emulsiones en base a cítricos o semillas, son ideales para limpiar toda la zona.

 

 

Lo importante es realizar esta rutina no más de dos veces a la semana.

En el caso de los pies (tan expuestos en estaciones de calor) es necesario también tenerlos impecables y exfoliados. Puede ser con cremas o si la zona es muy rebelde (durezas y callos), usar una piedra pómez o lima especial para pies, son exfoliantes de grano duro ideales para zonas difíciles.

 

Hidratación constante

Para el rostro: una vez liberado de impurezas, el segundo paso a seguir es la hidratación diaria, ya que el sol, o el viento zonda (en el caso de nuestra provincia) tienden a secar la piel y abrir los poros cutáneos quitándole lozanía y frescura.

El objetivo de la crema hidratante para el rostro no es ni más ni menos que restablecer el grado de humedad normal de la misma, para poder florecer con todas las propiedades revitalizadas de la estructura subcutánea.

Las hay en diversas marcas y precios.

 

Para el cuerpo:  la piel requiere de cuidados diarios y durante todo el año. La hidratación corporal es fundamental para tener una piel elástica y saludable, y evitar el envejecimiento prematuro. 

Si bien hay muchas marcas, invertir en una buena nos asegura un buen resultado y mantenimiento, como las que tienen en su fórmula vitamina A para normalizar la piel seca y deshidratada, E para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y alantoína para estimular la regeneración de los tejidos. 

 

Las BB creams

Las BB creams son una manera práctica de resolver los tres problemas femeninos ya que hidratan, maquillan y protegen el rostro.

Aunque existen muchas bases que tienen beneficios para la piel, las BB Creams son eso: cremas hidratantes, humectantes con protección solar y muchas vitaminas. Si lo que buscás es cuidar tu piel, las BB y CC son perfectas para vos.

 

 

Cremas nocturnas

Mientras la crema de día protege y mantiene la piel libre de contaminaciones internas y externas (tiene una textura y composición más finas), la crema de noche contiene ingredientes activos cuya principal misión es la regeneración, para preparar y mantener el mejor estado de la piel, y más de cara a la nueva temporada.

 

 

Alimentación, el combustible vital

Si comés alimentos ricos en betacarotenos, cuidás la salud integral de la piel y el cuerpo. Los betacarotenos, o provitamina A, son antioxidantes naturales, previenen el daño celular y el envejecimiento. Ayudan a mantener sana la piel y las membranas mucosas, mejoran la salud de los ojos y fortalecen el sistema inmunitario. Se encuentran en verduras y frutas de color amarillo o naranja, pero también en vegetales de hojas verdes (zanahoria, espinaca, pimiento rojo y calabaza).

 

 

Los alimentos que poseen vitaminas A, E y C favorecen a las defensas de la piel. Se encuentran en las verduras de hojas verdes: berro, acelga, espinaca y coles de Bruselas.