• Sábado, 12 de agosto de 2017
  • Edición impresa

“La Casa 13, experiencia paranormal”: una visita tenebrosa

La obra dirigida por Guillermo García indaga en el terror, con una atractiva puesta e hilo dramático, que marcan una diferencia en la escena mendocina.

Lorena Misetich - Especial para Estilo

La consigna es sugerente: una obra de teatro que traza lo oscuro del género del terror, en una sala convencional: la de El Taller.

A pesar de la escasa investigación del género llevado al código teatral, la creación colectiva “La Casa 13: experiencia paranormal”, dirigida por Guille García, viene a romper la monotonía entre el drama, la comedia y el humor que propone la cartelera local cada fin de semana.

El montaje protagonizado por trece actores de la Decimotercera Compañía, algunos con experiencia, otros transitando sus primeros pasos en el teatro independiente, presenta una entretenida trama en la que el uso del espacio y la estética de la puesta logran un clima de misterio sostenido durante toda la trama. 

El número trece parece marcar cada punto de la obra. Desde el título, hasta la fecha en la que transcurre la acción: un martes 13. Pensada para un acotado número de espectadores (sólo 18 por función), el relato navega en la historia de la casa de la Sexta Sección, donde actualmente funciona el teatro El Taller.

Un presentador inicia a los espectadores en este universo de misterio, que encierra la vivienda en su pasado. ¿Hubo un asesinato? ¿La casa es habitada por fantasmas? ¿Por qué los dueños originales la vendieron sin motivo? Son algunas de las incógnitas que se dejan al descubierto.

La primera escena presenta la historia de una madre protectora y fanática religiosa, que ayuda a su hija a ocultar el asesinato de su novio. Por lo bizarro de los personajes, se deja entrever que lo más tenebroso todavía no ha ocurrido. 

El recorrido comienza en la sala más pequeña del espacio, para transitar un pasillo oscuro, hasta el final de la vivienda. 

En este tránsito que harán los espectadores se suceden una serie de situaciones trágicas como desapariciones, muertes y fantasmas que azotan la vivienda.

Esta experiencia paranormal, como anuncia el título, lleva al público a ser testigo de lo que esconde el lugar. 

¿Y cómo logran tan tenebroso recorrido? Aquí la investigación y el trabajo en equipo del elenco queda en evidencia en la puesta, que juega con los efectos especiales y la estética cinematográfica del género -impreso en el diseño de vestuario, maquillaje, montaje sonoro y lumínico originales-. 

Ruidos extraños, golpes, pasajes oscuros, apagones repentinos, la iluminación dinámica con linternas se suman a los seres que habitan la casa y acompañan en el recorrido al espectador.

De este modo se va develando la trama oscura de la obra, que provoca el asombro y el susto de los concurrentes.

Uno de los puntos fuertes de la obra son las actuaciones y el calibrado uso del tiempo escénico en cada pasaje. Además los recursos propios del cine de terror, son utilizados con acierto en todo el recorrido.

Indagar el thriller desde el plano teatral no es tarea fácil. Pero en “La Casa 13” la joven compañía corrió el riesgo y logró un montaje diferente, sensorial, que gusta y sorprende. Con un nuevo ciclo de funciones, durante todos los sábados de agosto y setiembre, con tres presentaciones por noche, el teatro El Taller abre sus puertas al pánico para que el público descubra y sea parte de los misterios de la casa. 

 

Ficha

“La Casa 13: experiencia paranormal”

Dirección: Guillermo García.
Actúan: Rocío Diéguez, Martín Fernández, Diego Grilli, Bernarda Hopp, Beto Lisanti, Francisca Manchón, María Emilia Miralles, Lucas Segreti, Carlos H Sosa, María José Olivera, Virginia Ubaldini, Cristian Vega,  Sebastián Vicario y Lautaro Zera. 
Funciones: sábados de agosto y setiembre, a las 21.13, 22 y 22.45.
Lugar: teatro El Taller (Granaderos 1964). 
Entrada: $ 100. Reservas: 155-711202.
Calificación: Buena.