Salud Lunes, 19 de junio de 2017

¿Cómo prevenir intoxicaciones?

El CEDIM brinda en esta nota algunos tips para impedir las intoxicaciones alimentarias.

Por Centro de Estudios Digestivos de Mendoza

Estre las recomendaciones más importantes a tener en cuenta figuran:

- Comprar alimentos de origen conocido, es decir, de elaboradores legalmente autorizados.

- Todos los alimentos envasados deben tener una etiqueta identificatoria en la que consten las habilitaciones y la fecha de vencimiento.

- Respetar las fechas de vencimiento indicadas en los envases.

- Comprar latas intactas, que no estén hinchadas ni golpeadas.

- Durante el transporte de alimentos refrigerados, procurar que no pierdan la cadena de frío.

- Almacenar en la heladera los alimentos refrigerados cuidando que los de origen animal crudos o los vegetales sucios estén en los estantes inferiores y en los superiores los alimentos listos para consumir (fiambres, lácteos, comidas preparadas, etc.) y evitando el contacto entre ambos.

- Si se descongeló un alimento, consumirlo (si aún está frío) o cocinarlo. Si se cocinó, se puede volver a congelar.

- Congelar en porciones pequeñas, para facilitar tanto la congelación como la descongelación.

- Desechar una conserva si la tapa o la lata están hinchadas, golpeadas, tienen hongos o exhiben cualquier signo sospechoso. ¡No probarla nunca!

- Usa bolsas de basura sólo para la basura y, para la comida, bolsas aptas para entrar en contacto con alimentos.

- Lavarse las manos con agua y jabón antes de comenzar a preparar o de servir alimentos, y secarse con un repasador limpio o con paños de papel descartable.

- Mantener la cocina limpia y despejada durante la elaboración de alimentos.

- Prevenir la contaminación cruzada lavándose las manos, limpiando las tablas y los utensilios entre manipulación de alimentos de origen animal crudos y los listos para servir o cocidos y vegetales limpios.

- Cocinar completamente las carnes, en especial las preparaciones con carne picada (hasta que los jugos salgan claros).

- Enfriar rápidamente si los alimentos se van a consumir fríos. Respetar el principio: “Lo frío tiene que estar frío y lo caliente, caliente”.

- Mantener separados los productos de limpieza y/o los venenos de los alimentos.

- Mantener los productos de limpieza perfectamente identificados. Si se los fracciona, no colocarlos en envases que hayan contenido alimentos.

- Si va a organizar una fiesta, guardar los alimentos en la heladera y comprar hielo para las bebidas.

- Lavar con agua potable las verduras y las frutas frescas antes de consumirlas.

- Si usa guantes, lavarse las manos antes de ponérselos. No sacarse y ponerse los mismos guantes: hay que cambiarlos por nuevos y lavarse las manos en el medio.

- Desechar los alimentos que consideren sospechosos (sin probarlos).

- Recordar que un alimento contaminado tiene el mismo gusto, olor y color que uno no contaminado.

- Por trastornos del aparato digestivo consultar a un especialista.