• Jueves, 12 de enero de 2017
  • Edición impresa

“Belleza inesperada”: Will Smith en plan lacrimógeno

Otro melodrama con aire retro sobre un exitoso empresario que debe aprender a vivir después de la muerte de su hija.

Redacción LA

En “Belleza inesperada” (“Collateral Beauty”, en el original), otro de los estrenos de hoy en la cartelera de las multisalas locales, Will Smith aparece muy lejos de los papeles humorísticos o de superhéroes que le dieron fama.

Aquí es un exitoso empresario que caerá en una depresión profunda tras la muerte de su pequeña hija.

Al borde de la crisis, abandona su trabajo, entra en un estado de aislamiento mental y, al desconocer el paradero de la madre de su hija que lo abandonó hace tiempo, empezará a escribir cartas. Cartas que no son para nadie en especial sino cartas terapéuticas, dirigidas a la Muerte, al Tiempo y al Amor, que una vez escritas echa en un buzón. 

Sus amigos más cercanos y compañeros de trabajo harán lo posible por sacarlo de su letargo, pero no será tarea fácil. Idearán entonces un plan tan poco convencional como discutible que obligará a Howard -tal el nombre del personaje de Will Smith- a afrontar su sufrimiento de una manera sorprendente y singular.

Howard -tal el personaje de Will Smith- tendrá la oportunidad de hablar cara a cara con la Muerte, con el Tiempo y el Amor, en plenas calles de Nueva York.

El elenco, nutrido y lujoso, se completa con estrellas como Kate Winslet, Edward Norton y Michael Peña como los serviciales empleados de oficina que harán lo posible para recuperar a Howard y de este modo no quedarse sin trabajo, a los que se suman Helen Mirren como la Muerte, Jacob Latimore como el Tiempo, Keira Nightley como el Amor, y la británica Naomi Harris, a la que seguramente volveremos a ver como candidata al Oscar por su papel de terapeuta en “Luz de luna”, la película que ganó el Globo de Oro como mejor drama.

El propio Will Smith ha dicho que “Belleza inesperada” se nutre de títulos clásicos como “¡Qué bello es vivir!”, aquella obra maestra de Frank Capra de 1946, por su combinación de fantasía y temas fuertemente humanos.

También contó Smith que, en medio del rodaje de “Belleza inesperada”, se enteró que su propio padre tenía cáncer y que sólo le quedaban seis semanas de vida. Por lo que el personaje de Howard fue construido a partir de ese aprendizaje y ese dolor real que significa lidiar con la muerte de un ser querido.

La película la dirige David Frenkel, el mismo de “El diablo viste a la moda” (2006).