Estilo Jueves, 12 de enero de 2017 | Edición impresa

¡Atención! consejos para no pasarla mal después del parto

El cuerpo de la mujer necesita 40 semanas de adaptación para estar lista al momento de dar a luz. Luego, necesita entre 6 y 8 semanas de recuperación.

Por Denise Peikert - DPA

El cuerpo de una mujer cambia durante el embarazo. Se toma unas 40 semanas para adaptarse al proceso para llegar al momento de parir y después de dar a luz le lleva entre 6 y 8 semanas recuperarse. Ese puerperio debe estar centrado en la recuperación de la mujer.

La partera Constance Gaca da algunos consejos para las primeras semanas después de parir:

1) No presionar con expectativas

Los abuelos quieren ver a la nueva criatura, la tía se suma, y encima uno ve que las actrices desfilan con vestidos envidiables pocas semanas depués de dar a luz. “Lo que nos muestran es una imagen totalmente falsa de lo que sucede después de parir", explica la partera, que advierte que lo único que sirve es tener muy en claro que el niño no es el único que necesita tiempo al venir al mundo.

2) Armar un plan de visitas

Es importante que las mujeres piensen a quiénes quieren recibir en los primeros días. “Tienen que ser personas a las que uno quiera ver aunque haya llorado, aunque esté en piyama y con la casa patas para arriba”, recomienda Constance. Lo mejor es hacer una lista y quitar a todos los que sólo quieran pasar a beber un café y mirar el bebé. 

3) Buscar ayuda

Si uno está al borde y su pareja no puede tomarse vacaciones, no está de más pensar en buscar a alguien que pueda ayudar en casa. Es más, si uno no está en una posición económica holgada, puede pensar en pedirles a los amigos y familiares que, en lugar de traer cositas nuevas para el bebé, aporten una ayuda para pagarle a alguien que venga unas horas a dar una mano. 

4) Cocinar en grandes porciones

Lo mejor es preparar grandes porciones y congelarlas, de modo de ahorrarse trabajo y evitarse incordios cuando uno está exhausto. Es bueno acostumbrarse a hacerlo incluso durante el embarazo. 

5) Tomarse la mayor cantidad de vacaciones posible

Si está en pareja, no subestime la ayuda que necesitará. Es preferible que su media naranja se tome vacaciones de más y no de menos. Aunque no está mal planificar en el tiempo, porque muchos bebés se ponen más complicados a partir de la tercera o cuarta semana, que es cuando ya no se dejan consolar tan fácilmente, lloran y no se duermen.

6) Saber que uno tendrá sus ciclos

Cuando corre la leche para amamantar, también suelen correr las lágrimas. Al menos les ocurre a muchas mamás, por lo general al tercer día después de parir. La madre está agotada, las hormonas muy revueltas después del parto, uno lleva encima dos o tres noches con pocas horas de sueño y es normal que los nervios estén de punta. 

7) Darle tiempo al cuerpo

La vieja regla es: una semana en la cama; una semana sobre la cama y una semana cerca de la cama. “Por supuesto, los partos son agotadores y el cuerpo lo siente, más si fue por cesárea”, explica Constance, que recomienda pasar el mayor tiempo posible recostado los primeros diez días y no levantar mucho peso.

8) Ocupate del papelerío antes del parto

¿Me corresponde algún subsidio? ¿Necesito un seguro médico familiar? ¿El padre debe inscribirse en alguna parte o reconocer al niño? Por supuesto, los hombres pueden ir a los registros civiles y hacer todas las averiguaciones, pero es mejor que esa sea la excepción después del parto. Lo ideal es aclarar este tipo de cuestiones antes de que nazca el bebé.