• Domingo, 19 de marzo de 2017

¿A dónde vas Vicente?

Los viajeros eligieron las mejores playas del mundo. Usted, elija en cuál se asoleará.

Redacción Turismo - turismo@losandes.com.ar

Al ruido de la gente. Y sí, es que vivimos en tiempos de participación, de escrituras colaborativas, de espacios wiki, de democratización en términos comunicativos. Retomar, entonces, los comentarios de los otros, publicados en la gran web, y también dejar los propios, un must del viajero comprometido.

A la hora de elegir, lo que expresan los otros -turistas, no prestadores de servicios ni promotores de destinos-, es un dato a tener en cuenta. En ese marco, hoy presentamos las mejores playas del mundo, según los turistas. La fuente es irrefutable, los usuarios de TripAdvisor, que dejan su legado a los futuros viajeros.

Otra ruta

Es cierto que para muchos argentinos, las islas Seychelles, sólo han tomado relevancia en relación a las noticias de supuestas cuentas de dineros mal habidos que pretendían ser escondidas. No obstante, siempre uno puede sorprenderse y enterarse de que este sitio es un paraíso, no solamente fiscal.

Resulta que una de las ínsulas de este archipiélago, concretamente la de Praslin -la segunda en tamaño-, puede ufanarse de tener playas que parecen del plano onírico.

 

 

Realmente exquisitas, son sus arenas y entre ellas se destaca muy particularmente Anse Lazio. Ésta siempre aparece ranqueada entre los primeros puestos de las predilecciones de los muy viajados. Es claramente la más famosa y los lugareños aseguran que merece los galardones. No es fácil acceder a ella.

El viaje es por un camino sinuoso. Sin embargo eso no suele amedrentar a los viajeros, que gustosos emprenden el recorrido. Al llegar, el estímulo sensorial es apoteótico: paredes de granito dan el marco a las arenas blancas que terminan en un mar claro y tranquilo. Nadar o bucear, cada quien elige. 

La jornada por allí se puede extender hasta el atardecer, en un plan de sólo relax y disfrute. Apoltronado en alguno de los restós y disfrutando de la ligera gastronomía local, cae la tarde.

Quizá atún encebollado o la típica ensalada del millardaire, con corazones de palmito frescos, en los platos. Nada más que decir.

Un clásico: en Hawai

“Claro está qué bello”, es el epíteto que cabe a las playas hawaianas. Y entre ellas bien vale destacar a Lanikai. Seduce desde su denominación, que en la lengua local significa mar celestial. ¿Será por sus tonalidades? Van del verde al turquesa y hacen que los ojos se confundan en la descripción del color.

 

 

¿Será por su calidez? Invita a zambullirse para sacarse el sopor de los días hawaianos. ¿O será por las melodías que sus ukeleles dejan flotar en el ambiente? Probablemente sea un poco de todo.

Muchas veces se ha hablado del efecto hipnótico de esta playa apostada sobre la costa oeste de Oahu. Sólo 800 metros de extensión, vegetación frondosa, pocos servicios, de los que nadie se acuerda porque todos quieren aprovechar el mar . . . ¿y usted?

La joyita griega

En la costa noroeste de la isla jónica de Zante, está, acaso desde y para siempre, Navagio. Sólo se accede a ella en barco. Acantilados de piedra caliza que terminan en el azul de un mar que parece pintado al óleo, en las fotos y los relatos de los que han pasado alguna vez por allí.

El bonus track se escinde en la intensidad que un barco naufragado aporta a la postal -el Panagiotis que se clavó allí hace más de 30 años- y en la posibilidad de caminar por arriba de los acantilados para verla destellar, allá abajo.

Un tip para traerse la mejor toma: ir hasta el monasterio de Agios Gergio Kremnao, donde se encuentra un mirador y . . . ¡Click!

El águila…

Justo a la vera de la ruta principal de Aruba, está Eagle Beach. Se trata de una playa pública que también se cuenta entre las predilectas de los ciudadanos del mundo.

 

 

Aruba vive del turismo, así es que en su playa emblema, además de arenas que remedan harinas tamizadas y aguas tentadoras, en derredor se ofrecen todos los servicios. 

La postal es multi sensorial, activa y relajada. Práctica de deportes acuáticos, descanso en poltronas bajo el sol -sin corpiño si las chicas lo desean, ya que por allí son muchas las que se animan al topless, sin necesidad de tetazo alguno- y tortugas que llegan al atardecer para desovar. Nada más que agregar.

Exótico y no tan lejano

Muchos, sin duda, tendrán que recurrir al mapamundi para averiguar dónde están las islas Turcas y Caicos. Para evitarle el trabajo, le anticipamos que son un territorio de ultramar británico situado en el Mar Caribe. Allí está Grace Bay, que por largo ha sido catalogada entre las más lindas.

 

 

Poco más de 30 años tiene la historia turística local, tiempo suficiente como para que la fama se haya extendido entre los amantes de las vacaciones de playa.

Veinte kilómetros de arena sin interrupción y la mejor hotelería en derredor, para tentar hasta al más reticente. Es una de las mejores playas del Caribe y bien podría justificar una visita al archipiélago.

Arenas rosas

Casi 5 kilómetros de arenas rosadas le dan el punto distintivo a Pink Sands Beach en Las Bahamas. El océano es ideal para nadar   -cálido durante todo el año- y generalmente tranquilo, protegido de las olas del Atlántico por un arrecife de coral.

El ambiente es distendido y es protagonizado por habitantes y turistas en la misma medida. Dicen por allí que un día perfecto comienza relajado sobre las arenas de coral y termina con la vista en la bahía que se ve desde la mesa de cualquiera de los restaurantes situados en la costa. En los platos todas las delicias del mar y alguna bebida espirituosa.

Una experiencia australiana

Vuelven. Los turistas que alguna vez pisaron Whiteheaven, indefectiblemente regresan. Es que quedan prendados de sus arenas, entre las más blancas del orbe, compuestas en un alto porcentaje de sílice.

 

 

No retienen el calor y su consistencia es tan suave y delicada que parece talco. Van muy bien con el Mar de Coral que las moja, y del que desembarcan los forasteros, ya que navegando o volando son las únicas maneras de acceder.

Los que llegan en crucero, sólo permanecen unas horas. En cambio los que deciden quedarse una noche, al menos, pueden también apreciar lo lindo de las montañas circundantes. Una de las postales emblemáticas se da cuando cae el sol sobre el monte Whitsunday.

En la India

Claro está que no suele escucharse que la gente concurra a la India para hacer turismo de playa. Meditación y espiritualidad marcan la tendencia. No obstante, el viajero frecuente no debe sesgarse y debe estar atento a las recomendaciones.

Entonces, si los que saben dicen que en este país está una de las playas más encantadoras del orbe, habrá que hacerse un tiempito en la hoja de ruta para llegar a Radhanagar, en la isla Havelock. “Una hermosa curva de azúcar con olas en espiral y en derredor los bosques nativos”, cantan las descripciones de quienes anduvieron por allí. 

En los cayos

Entre los cayos de la Florida hay una playa escondida, para algunos, secreta. Siesta Beach, en Sarasota, definitivamente debe ser incluida en el itinerario de cualquier viaje a Miami (ya que está a 300 km).

Pintoresca y peculiar, esta isla se agarra a los recuerdos por su arena de cuarzo que no quema los pies, aunque la temperatura sea muy alta. Así se camina sin premura hacia un mar que espera siempre azul intenso.

Con muchos y buenos servicios disponibles, es una gran opción para planes románticos o vacaciones familiares.

Tailandia, obvio

Al norte de la isla Ko Phi Phi Don, se extiende playa Bamboo. Menos concurrida que otras de sus vecinas, en su paisaje manda el color esmeralda del océano, que va muy bien con la tonalidad perlada que la arena adquiere con el reflejo del sol.

 

 

Es un compendio perfecto de belleza. En sólo 700 metros de extensión, también hay espacio para la vegetación tropical, árboles de bambú, inclusive. Para completar este panorama perfecto, a poca distancia de la costa están los arrecifes coralinos.